51 minutes | Sep 17th 2020

¿PAÍS DE UN SOLO HOMBRE?

¿PAÍS DE UN SOLO HOMBRE?

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, comienza prácticamente este mes de septiembre su tercer año de gobierno. Y si bien lo hace en medio de una profunda crisis sanitaria y económica a cuestas, las previsiones de cara a las próximas elecciones intermedias del 2021 no podrían ser más positivas para el primer mandatario.

Si partimos de la premisa de que toda elección intermedia constituye un parámetro de evaluación del gobierno en funciones, el presidente y su partido -el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA)- tienen la posibilidad de refrendar su dominio nacional y más aún extenderlo.

La complejidad electoral de 2021 (21,368 cargos y 15 gubernaturas en disputa) descansa en la expectativa/posibilidad de que AMLO consolide el apoyo que obtuvo y que ha gestionado durante la primera mitad. ¿Hay posibilidades que la oposición, hoy por hoy sumamente fragmentada, recupere espacios en un año en que además se renovará la Cámara de Diputados en donde serán electos 500 legisladores (300 por mayoría relativa y 200 por la vía plurinominal)?

En este escenario parece que la incertidumbre sustantiva, inherente a todo proceso electoral se reduce ante el llamado factor AMLO. Algunos datos confirman, preliminarmente, este razonamiento. El presidente promedia el 63 por ciento de aprobación en las 15 entidades en donde se renovará la titularidad del ejecutivo estatal (mientras que los gobernadores sólo el 45 por ciento, 18 puntos menos). Además, en dichas entidades MORENA supera el 50 por ciento en intención de voto efectiva. Así, en este escenario, parece posible llegar a la elección intermedia con un presidente de la República jugando un rol decisivo.

El presidente está consciente de todo ello, su afán de permanecer vigente en el espacio público con su conferencia de prensa diaria lo confirma (pese a que hay voces que han señalado que esto constituye un esfuerzo propagandista de clara injerencia electoral). Este accionar refleja una clara intencionalidad política, aunque también conlleva ciertos riesgos, el más claro es la dependencia de MORENA a la figura presidencial. Las recientes disputas por la dirigencia de este instituto político ejemplifican lo anterior. Y no es para menos, MORENA recibirá, aproximadamente, unos 1600 millones de pesos de financiamiento público en su calidad de partido predominante en el escenario electoral.

En #ERIZOpodcast queremos discutir las implicaciones de este tercer año de mandato, en principio centrarnos en la naturaleza del apoyo público al presidente. ¿Por qué pese a una gestión a todas luces errática goza de un apoyo mayoritario? ¿Por qué la oposición al gobierno se encuentra pasmada discursiva y programáticamente? ¿Es posible que a largo plazo la dependencia de MORENA a la figura presidencial juegue en su contra? ¿Qué pasará, de seguir el actual cuadro de situación, con la sucesión presidencial? ¿Por qué a pesar de los esfuerzos institucionales llevados a cabo en décadas pasadas de construir ciudadanía y escrutinio público México sucumbe de nueva cuenta ante la figura de un solo hombre?

--- Send in a voice message: https://anchor.fm/erizopodcast/message